La respuesta al injerencismo: El momento en que Venezuela decidió separarse de la OEA

Porconsulado_admin

La respuesta al injerencismo: El momento en que Venezuela decidió separarse de la OEA

Caracas, 07 Jun. AVN

Hace trece meses, una sesión extraordinaria del consejo permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) abrió el camino para un nuevo panorama dentro de la instancia: Venezuela decide retirarse tras ser blanco de ataques contra su soberanía auspiciados por Estados Unidos (EEUU).

En ese escenario, el país suramericano había encarado tres intentos por aplicar, sin su aval, la Carta Democrática Interamericana: el 23 de junio de 2016, en función de un informe presentado por Luis Almagro, secretario general de la organización, sustentado en notas de prensa; el 14 de marzo de 2017, con otro dossier y un documento suscrito por 20 países, y el 1 de abril, con un escrito consignado por el dirigente opositor Julio Borges.

La participación del también diputado ante la Asamblea Nacional (AN), instancia en desacato de órdenes judiciales, refleja un patrón de actuación de la autollamada Mesa de la Unidad (MUD): cada intento por aplicar la carta estuvo antecedida por encuentros entre Almagro y parlamentarios de ese bloque político.

Con este lobby, EEUU insiste en sus maniobras desde la OEA el 26 de abril de 2017 con una resolución para injerir en asuntos internos del pueblo venezolano, que contó con 19 votos a favor, 10 en contra, cuatro abstenciones y una ausencia, en medio de un escenario de presión contra países del continente.

“Son públicas, señor presidente del Consejo Permanente, todas las presiones que el país más poderoso de la organización ha hecho sobre otros Estados, incluso ayer mismo presentó en el Congreso de esta nación un proyecto de ley que impone impuestos a millones de latinoamericanos que viven en ese país para el envío de remesas a las familias más pobres de sus naciones (…) Las presiones de este gobierno poderoso están teniendo efecto y se ven en los medios”, puntualizó en aquel debate Samuel Moncada, quien figuraba como embajador ante la organización.

Frente a estas maniobras, finalmente el Estado venezolano anuncia su retiro de la organización el mismo 26 de abril, al considerar que se pretende tutelar al país y se violan los principios constitutivos de la instancia creada en 1948 para fomentar el diálogo multilateral, defender la democracia, promover la solución pacífica de controversias e impulsar el desarrollo integral de continente.

Sobre estas tareas se ha impuesto la promoción de una agenda injerencista, en esta oportunidad auspiciada por Luis Almagro, para apoyar golpes de Estados en naciones soberanas e invasiones militares, advirtió en Caracas la entonces canciller de la República, Delcy Rodríguez, al momento de anunciar la decisión de Venezuela.

“El retiro de esta organización tiene que ver con la dignidad de nuestro pueblo, de la doctrina bolivariana, que defiende al multilateralismo”, enfatizó.

Dos días después, el presidente Maduro envió a Almagro la carta en la informa el retiro definitivo de Venezuela de la OEA, a pesar de las iniciativas de ese país para que el órgano multilateral retomara sus principios constitutivos.

“La OEA se gestó y consolidó como instrumento infame al servicio de intereses hegemónicos imperiales muy claramente definidos, privándole de la misión posible y correspondiente al de una organización internacional que haga respetar, y respete, los principios de Derecho Internacional, principalmente de igualdad soberana, independencia y autodeterminación”, refiere el jefe de Estado en la carta.

La determinación de Venezuela ha sido reiterada ante las maniobras que aún se gestan desde la OEA, como la pretensión de expulsar al país de ese organismo, propuesta de EEUU que alcanzó 19 de los 24 votos necesarios en el seno del 48º periodo de sesiones de la Asamblea General de la organización, celebrada esta semana.

“No podemos seguir bajo el amparo de una organización supuestamente multilateral, que supuestamente defiende los principios del Derecho Internacional Público, de la Carta de las Naciones Unidas, los principios de su carta y los violenta todos por órdenes de los jefes imperiales”, expresó este miércoles el canciller de la República, Jorge Arreaza, quien participó en las sesiones.

En una rueda de prensa ofrecida en Washington, reiteró que el proceso de separación sigue su curso y culminará en 2019.

Origen: Agencia Venezolana de Noticias

Print Friendly, PDF & Email